Cuando hay una persona cerca

todo alrededor desaparece.

Cuando los ojos de esa persona nos recorren

desaparece también la persona y quedan solamente los ojos.

Un par de ojos, un monte los separa

El valle a sus pies abre una cuenca humedecida

Color blanco, cada tanto pestañea.

Hacia el centro un lago de arena.

En él se adivinan dunas

cuevas donde se esconde ella misma.

Uno la busca / y la encuentra.

Pestañea. Sonríe, pestañea.

¿Cómo es que puede reír con los ojos?

De la misma manera

en que puede acariciar

ese desierto poblado de silencios

es un pueblo que calla para ser dicho.

 

Cuando hay una persona cerca

Las cosas desaparecen.

Tacho esa última palabra, pongo

las cosas tienden a confundirse / mezclarse / sintetizarse

por ejemplo, la calle con la boca

tu bocacalle me traga como si fuera lluvia

y soy gotas / y caigo

llego hasta la esquina / del colchón

donde tus ojos sonríen y acarician y…

Tacho de nuevo todo lo que puse.

Pongo de nuevo / desaparece.

niña y el mundo dado vuelta
Collage por Juan Roldan, La Plata, 2017.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s