MARTA en PRENDER FUEGO Colectivos

1463882294292

“Bienvenidos! Sean partícipes de la experiencia M.A.R.T.A., una obra conceptual curada por Quimey Saint-Denis” Dijo una voz que, parada al costado de la gente, comenzó a entonar una frase que sonaba a mantra:

Al centro finito sujeto el sujeto desde el tejido social al centro finito sujeto el sujeto desde el tejido social al centro finito sujeto el sujeto desde el tejido social al centro finito sujeto el sujeto desde el tejido social al centro finito sujeto el sujeto desde el tejido social al centro finito sujeto el sujeto desde el tejido social…

20160521_231742

Hubo cruces de miradas, miradas cómplices y miradas desprevenidas. Eso era la Manija Artística Rebelde Trabajando Amor, un colectivo de poetas habitante de la ciudad que desde hace dos o tres años viene reuniéndose cada jueves en el Olga Vazquez. ¿Qué prepararon para esta noche? Quise saber qué era lo que iba a pasar ese sábado 21 de Mayo en el PRENDER FUEGO, pero es inútil, porque cada intervención de MARTA es distinta a la anterior. Y ante la pregunta que les hice varias veces tuve que quedarme siempre con el misterio. Nunca se puede saber qué esperar hasta que los ves en vivo.

1463882411275

Hubo cruces de miradas. Ahí parada, sobre el pasto, bajo los árboles, junto al fuego, dentro del gallinero, estaba la muestra. Siete poetas/obra ocupando el patio de CASA TROPICO, instalados en diferentes sectores, empezaron a recitar sus versos al unísono. Sus voces se entremezclaron, hicieron un ambiente sonoro en el que uno no sabía de dónde venían las palabras. Cada punto cardinal traía un eco diferente. Los sentidos de lo dicho se tapaban se cruzaban se chocaban se construían, y uno tenía que acercarse a cada poeta para distinguir dentro de esa voz colectiva las palabras que traía consigo.

En esa penumbra, transitar el museo de la palabra dicha fue un lujo entrañable. Poeta por poeta, uno recorría esa galería viva de textos. Entrar a un texto por el costado como experiencia de disrupción. Discontinuar la mirada, abarcar una idea desde donde la encontramos y no desde donde ella “comienza”. Porque, ¿Dónde empieza la experiencia? Cada palabra puede ser un comienzo y cada lector, entonces, tiene un material distinto para interpretar. Qué pasa cuando todos esos múltiples textos, que aún se multiplican más en esta lógica del entrar y salir de él a piaccere, se encuentra con otros textos que modifican, trastocan, amplifican sus sentidos? Donde hubo multiplicación, ahora hay potencia. Poesía x poesía x poesía, Poesía al cubo. La experiencia transformada, la experiencia transformadora. Redescubrir el sonido del arte. Darle aire a las categorías, inspirarlas. Inspirarse con ellas, reinspirarse.

20160521_231523

Representar un museo con el cuerpo es transformar la visión de los museos. Representar un museo en un patio es transformar la visión de los patios. Si superponemos una cosa con la otra construimos un espacio distinto de ambos. En este caso, esa ecuación de 1 + 1 = 3 corre el árbol que tapaba al bosque. Nos muestra las puertas que se ocultaban detrás del pasillo.

Anuncios

TRÊS: Cancion y letra (traducida) de Adriana Calcanhotto

 

Uno.

Fue grande mi amor
no se que me pasó
quien lo invento fui yo
Hice de vos el sol
de la noche primordial
Y el mundo fuera de nosotros
se resumía a tedio y polvo.
cuando lo tuyo se complicó.

Dos.

Si querés amar
no basta un solo amor
no sé cómo explicar
uno solo siempre es demasiado
para seres como nosotros
sujetos a jugar
las fichas de una vez
sin temer naufragar.

No hay lugar para lamentos,
nunca caen bien.
No hay lugar para calumnias,
pero por qué no reinventarnos?

Tres.

Quiero todo lo que hay
el mundo y su amor
no quiero tener que optar
quiero poder partir
quiero poder estar
poder fantasiar
sin nexo y en cualquier lugar
con tu sexo junto al mar

(No hay lugar para lamentos
nunca caen bien
no hay lugar para calumnias,
pero por qué no reinventarnos?)